alojamiento wordpress
Inicio » Periodismo sudamericano » Periodistas en Chile: un diagnóstico alarmante
Periodistas en Chile: un diagnóstico alarmante

Periodistas en Chile: un diagnóstico alarmante

La situación de los periodistas profesionales en Chile se ha deteriorado en los últimos años y de manera rápida, lo que constituye una amenaza real para quienes ejercen actualmente la profesión y las proyecciones de quienes estudian en la actualidad la carrera de periodismo.

Entre los principales factores que inciden en la creciente pauperización del ejercicio profesional de periodista en Chile, se cuentan:

• EXCESO DE ESCUELAS:

En Chile existen hoy aproximadamente unos 50 programas de periodismo en 36 escuel, desde donde egresan cada año 1000 nuevos periodistas. Según estimaciones del Colegio de Periodistas, sólo se producen 100 cupos anuales para ejercer la profesión.

No existen actualmente instancias que regulen la proliferación de centros donde se imparte la carrera de Periodismo y Comunicación Social.

• BAJA CALIDAD DE OFERTA ACADEMICA:

No existen instancias que regulen de forma efectiva y eficiente la calidad de la preparación académica que se ofrece a los futuros periodistas. La salida al mercado de profesionales con habilidades y competencias insuficientes para el ejercicio laboral contribuye a desvalorizar la profesión.

El modelo de la educación continua no resuelve las insuficiencias de la enseñanza de pregrado, compromete económicamente a muchos egresados que no tienen como financiar la continuación de estudios y, finalmente, no asegura proyección alguna por cuanto el mercado no estimula la contratación de profesionales “sobrevalorados”.

• SATURACION DEL MERCADO:

El exceso de oferta académica frente a los pocos cupos laborales que brinda el mercado, provoca un evidente desequilibrio que obliga al periodista a aceptar situaciones degradantes para lograr un puesto laboral y ejercer su profesión.

Esta situación genera además un cuadro de inestabilidad laboral permanente en los profesionales periodistas que, en muchos casos, es estimulado por el empleador para conseguir ventajas en sus obligaciones contractuales.

Además de la cantidad excesiva de nuevos profesionales periodistas disponibles en el mercado, se suma la existencia –especialmente en regiones- de puestos laborales ocupados por personas que no son periodistas. En muchos otros casos, el periodista finalmente debe abandonar su profesión para trabajar en otros ámbitos lejos del periodismo.

Los escasos cupos laborales se explican, en gran medida, por el número reducido de medios de comunicación existentes en el país, que se mantienen bajo un modelo de concentración de la propiedad y de acceso privilegiado al avisaje publicitario.

• MALAS CONDICIONES LABORALES:

La saturación del mercado para los periodistas trae como consecuencia que, en muchos casos, deban aceptar condiciones laborales tales como marco contractual informal del empleo, pérdida de derechos o beneficios, salarios bajos, y en general, condiciones de desamparo frente al empleador.

• DESVALORIZACION DE PROFESION:

La pauperización general de la profesión periodística, tanto en su aspecto académico como laboral, tiene finalmente repercusión en la valorización que la sociedad misma otorga a esta profesión. ¿Para qué sirve el periodista hoy? ¿Cuál es su lugar y su aporte al país? Sujetos al mercado, la respuesta que éste ha dado a la mayoría de los periodistas ha sido el subempleo y la cesantía.

Desde el punto de vista personal, la situación actual tiene grandes costos para el profesional periodista, ya sea con varios años de experiencia o recién egresado. La incertidumbre y la falta de mejores expectativas profesionales tiene consecuencias psicológicas (frustración, angustia) y familiares, además de económicas (deudas, inestabilidad).

• ESCASA SENSIBILIDAD FRENTE AL PROBLEMA:

No existen todavía conciencia real ni voluntad entre los actores educativos, políticos, sociales ni en la propia opinión pública, para enfrentar el problema que viven los periodistas y muchos otros profesionales en Chile. Es el concepto de “profesional” lo que entró en crisis producto de la sobresaturación y otras distorsiones que el mercado ha provocado en los ámbitos educativo universitario y del trabajo en Chile.

No hay ningún elemento que haga suponer un mejoramiento de las condiciones para el ejercicio digno de la profesión de periodista, como resultado de la regulación natural del mercado. De este modo, urge sensibilizar frente al problema y promover prontas soluciones que involucren el compromiso y la voluntad política de todos los actores.